Our chat

Hola

tengo cuarenta y tres

cuadernos

el primero de 1999

el último del año pasado

que dice

`Les cahiers défait`


Tachones, textos, trans

es ley:

todas las noches me tomo un te

desde que aprendí a leer

desde que aprendí a escribir

de tanto fijar los ojos

a veces me duermo, con los cuadernos

en la mano, colgando

mucho cuaderno, mucho cuaderno y

duermo duermo


Te conectás

con lo profundo

te dormís

con lo superficial

la noche es cada vez más silenciosa

las noches, del fin del verano son

las nuestras

la generación que escribió

`Hay grillos todavía

Hay hojas, todavía`

algo se mueve

será el viento?

será la piedrita en el techo de la chapa?

la piedrita de la señal

que dice qué escuchás?

del otro lado

aunque haga mil

que no nos vemos

antes de ayer

escribí otro poema

que hablaba sobre las mismas cosas

desde hace diez años



Diez años es una generación.


Ocho años es un proyecto.


Ahora escribimos desde afuera

miramos todo con los dientes apretados por la tensión

los demás

militan

van a la plaza y levantan

banderas



Nosotros teníamos la voz baja

El susurro

Habíamos enrrollado las telas

tomando algo fuerte, a la madrugada

en el cordón de una vereda del microcentro



En diez años escribimos cosas que ahora

no queremos escuchar

el clishé

de los poemas de nuestra década

era la militancia de lo interior

pero vos ya eras de la intemperie

bancando la que viniera

hablando de la época

como un gurú